La Venus de las pieles. ( Roman Polanski )

Por fin he tenido algo de tiempo y he podido ver esta maravilla de adaptación en su versión original (no puedo imaginarla doblada). Huelga decir que soy seguidor fanático de la obra de Roman Polanski y siempre he visto en él que claramente es “uno de los nuestros”.

Por ello, entiendo que Polanski, que está de vuelta de todo y de todos… ha querido mostrar nuevamente (Lunas de Hiel) a su mujer (en la vida real, Emmanuelle Seigner) en todo su esplendor, interpretando el propio sometimiento y amor que vive Polanski hacía su particular Wanda von Dunajew, Emmanuelle Seigner.

Porque yo veo claramente en thomas (Mathieu Amalric) al propio Polanski y veo al director Polanski cómo disfruta viendo a su mujer cómo somete a un Polanski rejuvenecido (Mathieu Amalric es casi idéntico a Polanski). Me ha parecido una sublime puesta en escena que sin duda es fruto del conocimiento mutuo y de la relación que los une. No tiene o no puedo ver otra explicación.

La Venus de las pieles

Sirva esta foto como ejemplo de mis palabras. Polanski admira a su mujer, que entre pieles, somete a su viva imagen.

thomas , al igual que severin, que Polanski y que nosotros los sumisos o sumisas, intenta manipular llevándola a su terreno a su amada Maîtresse Wanda y cae en sus propias garras sin darse cuenta… inevitablemente.

¿ Os he dicho ya que Emmanuelle Seigner está absolutamente maravillosa ?

Sluttiness is not a crime.

Estoy esperando esclavito…Chupa y no dejes de hacerlo hasta que termine mi cerveza.”  Así se presentaba mi Ama, Mistress Natalie, cuando entré a la sala en donde se encontraba. Estaba imponente, diferente, vestida con unos ajustadísimos pantalones de cuero negro, zapatos de tacón y una camiseta blanca de tirantes. Su elegancia ha sido, es y será su distinción, lo que la hace única.

Mientras mi mente volaba por la sala, aterrizo y pienso en disfrutar junto a mi Ama, una vez más, procurando dar siempre un buen servicio, mientras ella bebe su cerveza fresca… ¿Qué cerveza le gusta más a mi Ama, mientras ella la disfruta y me pide que la chupe la polla?.

Mistress Natalie no es como el típico hombre machista, más bien está en el antagonismo de ese prototipo de personaje, pero desea que yo le chupe su polla, su gran polla, y es lo que debo de hacer con atención. Solo desea a su lado buenos esclavos chupadores de pollas y yo sólo tengo que estar contento y dispuesto a ello…y con esmero debo de emplearme, deseando ser digno de poder besar y lamer el encuerado culo de mi Ama.

Una orden suya me hace parar y ponerme en una postura digna de merecer ser follado y en un principio, un gesto mío, delató ademán de desacato. Ella se limitó a penetrarme y una vez bien dentro de mi, susurró a mi oído…”No te molestes luchando, puta…porque esto hace que me dan ganas de follarte duro y más rápido…voy a follarte mucho y más fuerte de todos modos…mi puta“.

Sé que es tan «difícil» resistirse ante sus palabras. Me gusta, me derrito y disfruto siendo follado por mi Ama y siempre…siempre acabo suplicándola más placer. Es justo en ese momento cuando mi Ama detiene ipso facto mis ánsias de placer.

En ese instante me siento mal por ser una guarra que solo busca egoístamente mi placer, pero mi Ama me dice siempre que no me preocupe,…que ser un esclavo puta no es un crimen, que no debo de preocuparme ni avergonzarme por ello.   

Un vídeo de Studio Wanda Madrid.

Quizás hayas oído hablar  del Studio Wanda Madrid de mi Ama, Mistress Natalie. Es posible que tus mundos oníricos se nutran de las imágenes que mi Ama publica en sus webs y te haces una idea. Igual tienes la suerte de conocer el Studio Wanda Bilbao y en tus planes está pedir a mi Ama que te reciba en Madrid.

Seguramente intuyes la majestuosidad de la mazmorra que ha creado mi Ama, pero no acabas de hacerte una buena idea de cómo es realmente. Una imágen vale más que mil palabras y un vídeo vale más que mil imágenes. Nada es más inusual, ni más exclusivo que Studio Wanda.  

“Lasciate ogne speranza, voi ch’intrate”, o “abandona la esperanza si entras aquíes la inscripción que se encuentra Virgilio en la puerta del infierno según Dante en La Divina comedia.